• Calle Gran vía 52, planta 2. Majadahonda (Madrid)

Blog de psicología y desarrollo personal

Gestión emocional Salud mental Sin categoría

Burnout o síndrome del trabajador quemado

¿Cuántas veces hemos escuchado a nuestros amigos quejarse de lo mal que se sienten en el trabajo? ¿Cuántas veces nosotros mismos nos hemos planteado si estamos en el lugar correcto? Son preguntas que nos pueden surgir y son normales, no obstante, sin indicadores relacionados con el síndrome del trabajador quemado. 

¿Qué es el burnout o síndrome del trabajador quemado?

El síndrome del trabajador quemado, es una respuesta al estrés emocional derivado del estrés crónico presente en su puesto de trabajo (Gil Monte, 2005). Se trata de hecho, de una forma de acoso psicosocial en el entorno laboral. Los síntomas más comunes asociados al burnout, o síndrome del trabajador quemado, son:

    • Pérdida de ilusión en el trabajo.
    • Agotamiento físico y emocional.
    • Actitudes negativas hacia el entorno, dirigidas tanto compañeros como clientes.
    • Sentimientos de culpa.
    • Sensaciones de inutilidad.
    • Sentimientos de impotencia.
    • Sentimiento de estar desbordado por las circunstancias.

¿Cómo se llega al síndrome del trabajador quemado?

A menudo, el  sentimiento de desgaste proviene de una situación de continua presión en el trabajo, por tanto no proviene de la persona si no del entorno laboral. Esto es fundamental a la hora de abordar el tema, ya que no se debe responsabilizar a la víctima de dicha situación ni culparla de su sintomatología. Algunos de los principales estresores en el entorno laboral son: 

    • Origen en las relaciones interpersonales de los miembros.
    • Estrés laboral crónico.
    • Empleo de su posición para defenderse de la hostilidad que vive, generalmente hacia los clientes.
    • Deterioro en la calidad de los servicios.

El síndrome del trabajador quemado vs acoso laboral o mobbing 

El síndrome del trabajador quemado no es lo mismo que el acoso laboral. Si bien mucha gente puede asociarlos, y están relacionados con el bienestar en el ambiente de la empresa, se tienen que hacer distinciones, ya que tienen características muy distintas. Si quieres saber más sobre acoso laboral, sus consecuencias y como manejarlo este artículo te puede interesar. 

En el acoso laboral la presión laboral suele ser ejercida de manera directa por otra persona o grupo de personas. Sin embargo, en el síndrome del trabajador quemado el problema es la presión psicosocial asociada al entorno de trabajo, lo cual repercute en el desempeño del empleado. Los inicios del síndrome del trabajador quemado son  insidiosos, comenzando desde la hipersensibilidad, problemas para conciliar el sueño, irritabilidad y agotamiento. Por lo general desemboca en episodios psicosomáticos que afectan de forma profunda a la salud de la persona afectada.

Hemos de comprender que dicha dolencia proviene pues, de una negligencia sostenida en el tiempo de necesidades afectivas que desencadenan sintomatología física y pueden llegar a un episodio depresivo. Por tanto debemos tener mucho cuidado con las señales del agotamiento emocional derivado por el estrés continuado.

Algunas pautas para afrontar el síndrome del trabajador quemado 

Lo primero para afrontar el síndrome del trabajador quemado es aceptar y asumir nuestros propios límites, respetarlos y comunicárselos a nuestro entorno, lo cual conlleva tiempo y un periodo de reflexión. A pesar de esto, ha quedado patente que la principal causa de dicho trastorno, es precisamente, el entorno laboral, por tanto, para resolver la situación se debe intervenir en el mismo:

    • Formación continua en los requerimientos del puesto,
    • adecuación de las personas al puesto,
    • elaboración de grupos de trabajo,
    • mejorar el apoyo interpersonal,
    • facilitar estrategias de afrontamiento ante el estrés,
    • entrenamiento en resolución de problemas.

Cuando surge la sintomatología la intervención en cada uno de los síntomas debe de ser inmediata y continua, ya que la mejora en estos aspectos promueven un mejor ambiente laboral eliminando parte del estrés derivado del puesto. Aunque sean estrategias aplicadas mas bien al ámbito empresarial, siempre se puede trabajar a nivel individual, tanto las estrategias ante el estrés y la toma de decisiones, como el autoconocimiento y respetar nuestros propios límites.

Sabemos pues, que el síndrome del trabajador quemado  proviene del ambiente y del estrés continuado, no tanto del ambiente entre compañeros o críticas asociadas. Dicho estrés mantenido genera sentimientos de desborde, inutilidad y fomenta una mala actitud hacia clientes y trabajadores. Si no escuchamos nuestra propia sintomatología puede derivar en problemas de sueño, irritabilidad, hipersensibilidad y síntomas somáticos. Por último debemos ser conscientes que puede llegar a desarrollar una depresión asociada a dicha situación.

Para intervenir en ello, lo primero es avisar a nuestros superiores y compañeros de la situación que estamos viviendo, reconocer nuestros límites y aceptarlos para que la situación no empeore. Trabajar en nuestra gestión emocional en las situaciones de estrés y en nuestra toma de decisiones con un profesional.

AUTOR: José Luis Blázquez de Jesús

Psicólogo general sanitario

 

Bibliografía

Gil-Monte, P. (2005a). El síndrome de quemarse por el trabajo: una enfermedad laboral de la sociedad de bienestar. Madrid: Pirámide.https://scielo.isciii.es/pdf/neuropsiq/n94/v25n2a09.pdf?iframe=true&width=90%&height=90%

Maslach, C. (1993). Burnout: a multidimensional perspective. En W Schaufeli, C. Maslach, y T. Marek (Eds.), Professional burnout: Recent developments in theory and research (pp. 19-32). United States of America: Taylor & Francis. https://www.redalyc.org/pdf/647/64730432013.pdf

 

Escribe un comentario