• Calle Gran vía 52, planta 2. Majadahonda (Madrid)

Blog de psicología y desarrollo personal

Desarrollo personal Gestión emocional

Claves para un verano saludable

Claves para un verano saludable

Llega una de las épocas del año más esperadas por muchas personas, el verano: vacaciones, viajes, playa, piscina, montaña, planes con amigos, etc. Pero para otras personas puede ser una época un poco complicada por múltiples motivos. La época del año destinada a disfrutar, relajarse y desconectar se puede volver todo lo contrario, una época estresante, en la que no se disfruta sino que puede llegar a ser agotador. Es por ello, que vamos a ver algunas claves para  un verano saludable.

Podemos encontrarnos en el extremo de los que les gusta las navidades o los que les encanta el verano. Pero las estaciones más extremas del año pueden ser todo lo contrario de lo que “aparentan”. Ya vimos hace unos meses cómo podíamos manejar las navidades, que pueden llegar a ser complicadas de gestionar por distintos motivos. En el caso del verano puede llegar a pasar algo similar. Si eres una de las persona que le pasa esto; te invito a que te quedes y leas el resto del artículo.

¿Cómo tengo un verano saludable si no me gusta mi cuerpo?

Con la llegada del verano, llegan los planes en la piscina, viajes a la playa o montaña y a veces esto que aparentemente son momentos de disfrute, puede generarnos un problema. Podemos no sentirnos cómodos con nuestro cuerpo y estos planes pueden ser de todo menos relajantes y divertidos. La presión social que podemos sentir por tener un cuerpo aceptado es muy grande, y puede verse incrementada en ésta época del año. Diariamente nos vemos expuestos a mensajes a través de la publicidad,  planes mágicos para lucir “cuerpazo” en verano, cremas para “eliminar” la celulitis o la piel de naranja, etc. esto sumado a la presión adicional de las redes sociales puede ser agotador.

Esta presión y angustia por vernos expuestos puede llevarnos a cancelar planes, ir con ropa para ocultarnos o taparnos, hacer ejercicio en exceso, hacer “dietas milagro”, etc. con el impacto que supone tanto a nivel físico como a nivel mental y emocional. A continuación te dejamos algunas claves para un verano saludable.

Y… ¿Cómo podemos trabajar en ello y tener un verano saludable?
  • Trabajar la aceptación corporal, y revisando la exigencia que tenemos con respecto a nuestra imagen.
  •  Revisar las redes sociales. El impacto que tienen las redes sociales en nosotros en muy alto, a distintos niveles. Como hemos comentado, constantemente nos vemos expuestos a contenidos tanto en las redes sociales como en la televisión, anuncios, etc. que nos muestran unos cánones de belleza, de ideales de cuerpo, que están muy alejados de la realidad. Utilizando aplicaciones para retocar las fotos y parecer lo más «perfectas/os» posibles. Generando un gran malestar en nosotros por no tener esos cuerpos, por tener celulitis, acné, curvas, pechos de distintos tamaños, vello en el cuerpo, etc. Es por ello que de vez en cuando es conveniente hacer una revisión de si las personas que seguimos en redes sociales nos están aportando algo valioso o todo lo contrario; nos genera mucha presión y malestar con nosotros mismos. 
  • Practicar la compasión. En muchas ocasiones podemos ser muy duros con nosotros mismos, teniendo un diálogo interno negativo; al practicar la compasión suavizamos esa dureza con la que nos podemos tratar y desde ahí se puede trabajar mucho mejor.
  • Valorar nuestros puntos fuertes. Que aquellas cosas que no nos gustan de nosotros no anulen, minimicen o hagan sombra a aquellas cosas que sí que nos gustan de nosotros. Nos somos perfectos, pero no somos o todo negativo y malo o todo positivo y perfecto; guiarnos en los extremos no es saludable. Por eso a pesar de que haya cosas de nosotros con las que no nos sintamos cómodos, podemos trabajar en ver y resaltar aquellas que sí nos gustan.
  • Trabajar la gestión emocional.

Hábitos alimentarios

En relación a la imagen corporal, también podemos trabajar hábitos saludables con la alimentación. En esta época del año solemos tender a salir más, tomar más alcohol, tener grandes comidas, barbacoas, etc. Por lo que puede resultar más complicado seguir nuestros hábitos que llevamos a cabo durante el resto del año. Y en ocasiones podemos realizar dietas «milagro»  (poco sanas para nuestro organismo y nuestra mente) ejercicio en exceso, «la operación bikini»etc. para «llegar al verano», para «compensar» esas comidas.

Para cuidar nuestros hábitos alimentarios podemos trabajar las siguientes estrategias:
  • Cuando estemos en comidas con amigos o familiares, como barbacoas, podemos poner en un plato la comida que vayamos a comer. Así evitamos estar «picando» sin ser realmente conscientes de lo que comemos o tener la sensación de que tenemos que comer todo lo que se nos sirve.
  • Comer a un ritmo más lento. El verano está para disfrutarlo, y una manera de hacerlo también es ir sin prisas, por lo que también podemos aplicarlo a la comida y la bebida.
  • Practicar una alimentación consciente. La alimentación consciente es la aplicación del Mindfulness a la alimentación. Nos ayuda a tener una relación más saludable con la comida, ayudándonos de las sensaciones corporales. Tomando conciencia del hambre y las señales de satisfacción, que nos guiarán a regularnos y escucharnos para saber cuándo comer y cuándo parar.
  • Aprendiendo a diferenciar el hambre físico del hambre emocional. Éste será un recurso muy valioso ya que en ocasiones gestionamos nuestras emociones a través de la alimentación, dando lugar a una relación con la  alimentación poco saludable.
  • También utilizando los sentidos para disfrutar de la comida, el olfato, el tacto, la vista, el gusto. Centrarse en los sentidos nos hará poner la atención al momento presente y así evitamos comer en piloto automático con lo que ello conlleva.
AUTORA: Carmen Díez

Psicóloga General Sanitaria

 

En Self psicólogos somos profesionales en este área. Ponte en contacto  con nosotros.

Si te ha gustado éste artículo, ayúdanos y compártelo en tus redes sociales. Eso nos motiva a seguir escribiendo para ti.

Bibliografía: 

El centro para la Alimentación Consciente (Recursos en Español).

Salaberria, K., Rodríguez, S., & Cruz, S. (2007). Percepción de la imagen corporal. Osasunaz, 8(2), 171-183.

 

 

Escribe un comentario