• Calle Gran vía 52, planta 2. Majadahonda (Madrid)

Blog de psicología y desarrollo personal

Desarrollo personal Gestión emocional Salud mental

Relaciones de dependencia emocional

A menudo, nos encontramos ante la frase: relaciones de dependencia emocional, pero, ¿llegamos a saber qué es? La realidad es que el término se está viendo difuminado por todo lo que se está publicando en las redes, y la cantidad de personas que hablan del tema. En el siguiente artículo exploraremos qué es, identificaremos si nos afecta, cómo gestionarlo e incluso te daremos algúnas pautas para escapar de las relaciones de dependencia emocional..

¿Qué son las relaciones de dependencia emocional?

Por definición, las relaciones de dependencia emocional, son relaciones en las que se establece un patrón psicológico que implica: miedo al abandono, pasividad, inseguridad e indecisión. La persona implicada en relaciones de dependencia emocional siente que no puede tomar una decisión sin el apoyo de otra persona que les diga si está bien o no. Éstas personas establecen relaciones de dependencia emocional con otros debido a un «yo» muy pobre, que se  engancha o se hace adictivo a un «otro». Estas relaciones de dependencia emocional pasan a ser patológicas cuando se establece una asimetría en la relación. Por ejemplo,   la persona subyuga sus intereses en favor de la otra persona. Castelló (2010) las define como un «patrón persistente de necesidades emocionales insatisfechas que se intentan cubrir desadaptativamente con otras personas».

Causas y sintomatología

Las relaciones de dependencia emocional no surgen de la nada, por lo general la persona que se ve envuelta en una relación de dependencia emocional ya posee ciertos rasgos que la predisponen a ello. Suelen haber sido niños que presentaban una búsqueda activa de aprobación de la persona con la que se identificanban. Dicha actitud se puede ver reforzada por padres sobreprotectores generando una dependencia del cuidador a un nivel emocional.

Los síntomas que se pueden ver en estas personas son variados, pero vamos a ver algunos en la siguiente lista:

  • Baja autoestima
  • inseguridades
  • problemas en la toma de decisiones
  • dispuestos a estar subordinados a otra persona
  • falta de confianza en su criterio
  • temor al rechazo tanto de ellos como de su opinión
  • dispuestos a hacer tareas indeseables por mantener una relación
  • incomodidad a la hora de estar solos
  • sensación de vacío que solo pueden llenar con otra persona
  • negligencia de sus propias necesidades.

¿Qué hacer si nos encontramos en relaciones de dependencia emocional?

Hemos de ser conscientes que en las relaciones con otros, sobre todo siendo de pareja, se establece cierta dependencia entre los integrantes de la pareja. No podemos categorizar todas las relaciones de dependencia emocional como patológicas, en pareja, tenemos que ceder en ocasiones para que sea funcional. El problema surge, en el momento en que se entabla una relación desigual, en la que una de las partes puede sentirse inferior y dispuesta a todo por mantener la relación. La dominancia de una de las partes puede hacerse mayor con el tiempo, anulando a la otra parte de la relación, provocando la sintomatología que hemos visto con anterioridad. Por tanto debemos ser muy conscientes de nuestros propios atributos y características a nivel de personalidad, lo que nos facilitará entender dónde nos colocamos en la relación.  Una vez identificados, debemos ser capaces de hacer un esfuerzo por expresar nuestros gustos y opiniones, a riesgo de ser impopulares o ser criticadas. Trabajar nuestro rasgo de dependencia, mediante un ejercicio activo por establecer una igualdad en la relación en que nos encontramos. Reforzar nuestra autoestima concediéndonos cosas que nos gusten a nosotros, como actividades o pequeños detalles para nosotros mismos. Respetar las decisiones de nuestra pareja o de la persona con la que nos relacionamos, pero expresar de forma asertiva nuestros gustos y deseos.

Conclusiones

  1. Debemos ser conscientes de nuestras fortalezas y debilidades a nivel relacional.
  2. Expresar nuestros deseos y opiniones sin miedo.
  3. Trabajar en una relación entre iguales.
  4. Fomentar nuestra autoestima con actividades gratificantes.
  5. Entender que ese vacío que podemos sentir, no se llena con otras personas.
  6. Comprender que nosotros tenemos valor y que nuestra voz debe ser escuchada.
  7. Establecer una dependencia emocional sana, en la que las dos partes de la relación obtienen beneficios de la misma.
  8. Comunicar lo que nos hace sentir incómodos y sentirnos escuchados.
  9. Salir de la relación si sentimos que no se escuchan nuestras demandas o que nos sentimos atrapados en ella.
  10. Si no nos sentimos capaces de salir de las relaciones de dependencia emocional en que nos movemos, contactar con profesionales para que nos ayuden.

Bibliografía

  Castello, J. (2010). Dependencia emocional. Características y Tratamiento. Barcelona: Psicología Alianza Editorial. Goleman, D. (2006). Inteligencia social. Barcelona: Kairós. Valor-Segura, I., Expósito, F. y Moya, M. (2009). Desarrollo y validación de la versión española de la Spouse-Specific Dependency Scale (SSDS). International Journal of Clinical and Health Psychology, 9, 479-500. https://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/27754/ReiDoCrea-Vol.2-Art.19-Rodriguez.pdf?sequence=1&isAllowed=yamp/    

Escribe un comentario