• Calle Gran vía 52, planta 2. Majadahonda (Madrid)

Blog de psicología y desarrollo personal

Desarrollo personal

Obsesión con mi imagen

Obsesión con mi imagen

¿Qué es la dismorfofobia o trastorno dismórfico corporal?

El trastorno dismórfico corporal se trata de una obsesión compulsiva por la propia imagen. Las personas afectadas por este trastorno se ven acomplejadas por un defecto físico que, aun siendo real, es ensalzado por su propia percepción. Como resultado la persona se siente insatisfecha y avergonzada de su propia imagen, y hace uso de todos los medios a su alcance para poder disimular dicho defecto: Por ejemplo, por medio del maquillaje, de la ropa, de los complementos, de la cirugía estética o de otros medios.

Las últimas estimaciones epidemiológicas afirman que este trastorno afecta al 2% de la población mundial, lo cual es muy significativo y además parece ir en ascenso.

 ¿Qué causa la obsesion con la imagen?

La sociedad de consumo en la que nos vemos inmersos nos hace desear unos ideales de belleza completamente irreales, incluso los modelos que salen en los anuncios o redes sociales necesitan de algún programa de retoque fotográfico para poder llegar al canon establecido de esbeltez, musculatura o simetría facial.

La imagen que nos muestran es una fantasía no es real, no es alcanzable, y compararnos con ella nos genera sufrimiento y angustia, por ello que es muy importante ser conscientes de la irrealidad de las imágenes y tenerlo en mente.

¿Cuántas veces hemos visto noticias o anuncios en las redes sociales de personas que han modificado su cuerpo o su cara para parecerse a tal o cual famoso? Si bien esta es la cara más llamativa de esta afección hay conductas mucho más sutiles que pueden afectar a nuestra autopercepción, por ejemplo, pequeños comentarios diarios o comparaciones con otras personas que nos hacen sentir baja autoestima, inferiores o inseguros respecto a algún aspecto propio.

Hemos de tener muchísimo cuidado también con la influencia sobre los más pequeños, ya que esas actitudes y modelos son los que van a querer imitar y conseguir, por ser la imagen del éxito que nos venden desde las pantallas que nos rodean.

¿A quién afecta la obsesion con la imagen?

El trastorno dismórfico corporal afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque es más visible en las mujeres a causa de las actuales expectativas y exigencias de nuestra sociedad. Pero cada vez más los hombres también se ven afectados por esas expectativas irreales físicas que nos asedian.

Además, cuando el trastorno dismórfico se agrava genera cuadros de depresión y de ansiedad.

Si quieres saber más sobre depresión o ansiedad puedes leer nuestro artículo

¿Cómo podemos saber si estamos obsesionados con la imagen?

Las personas que sufren de trastorno dismórfico corporal sienten que no pueden ocultar su defecto por más que lo intentan, hacen todo lo posible para ocultarlo y a veces sobrepasan los límites de lo saludable.

A continuación, te citamos algunos de los síntomas de este trastorno:

  • Pensamientos obsesivos sobre los defectos percibidos.
  • Ansiedad.
  • Baja autoestima.
  • Comparaciones obsesivas con los demás.
  • Sentimientos de inferioridad.
  • Perfeccionismo.
  • Mirarse constantemente al espejo.
  • Rituales de compensación.

Si crees que puedes tener un trastorno dismórfico corporal en Self psicólogos podemos ayudarte.

 ¿Dónde ponemos el límite? ¿dónde empieza a ser insano?

No debemos confundir el querer mejorar nuestro cuerpo o cuidarnos físicamente con tener un trastorno dismórfico corporal, por ello es importante saber que la autoimagen cambia por factores como nuestro estado de ánimo o situaciones emocionales concretas. Es decir, no todo es trastorno dismórfico corporal, pero si crees que estas excesivamente preocupado por tu imagen y que tu obsesión por la imagen te está impidiendo hacer cosas o afectando a tu día a día entonces deberías de consultar con un psicólogo.

En Self psicólogos podemos ayudarte para que puedas realizar tus actividades cotidianas sin una preocupación excesiva por tu imagen.

¿Cómo puedo sentirme menos obsesionado con mi imagen?

  • El trabajo de aceptación corporal nos ayuda a entender que estas exigencias externas no son sanas ni recomendables.
  • Negociar con las ideas irracionales y comprender que nuestro cuerpo es el que es y que cambia con el tiempo, pero que principalmente es nuestro y debemos cuidarlo y quererlo.
  • Procura limitar la exposición a los modelos irreales ya sean por televisión, anuncios o redes sociales.
  • Practica actividades sanas y una alimentación equilibrada alejada de las pantallas y de los medios de comunicación.
  • Identificar las auto verbalizaciones negativas y pararte a observarlas. Aprenderás a ser consciente de que no son tan reales.
  • Relajarte y adquirir consciencia de tu propio cuerpo  puede ayudarte a sentirte mejor contigo mismo.
  • Valora tus capacidades y se compasivo con tus defectos, esto te ayudará a tener una autoimagen más positiva y a ser más objetivo contigo mismo
  • Escucha y agradece los halagos recibidos, puede parecer nimio, y seguramente al principio te niegues esos cumplidos, pero son una genuina muestra de reconocimiento externo muy positiva para tu autopercepción, de modo que, al recibir un cumplido, no lo cuestiones o niegues sino aceptalo y abrazalo con agradecimiento.

También te puede interesar leer sobre la obesidad

SI TE HA GUSTADO ÉSTE ARTÍCULO, AYÚDANOS Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES. ESO NOS MOTIVA A SEGUIR ESCRIBIENDO PARA TI.

Los terapeutas de Self psicólogos somos profesionales en esta problemática. Si necesitas ayuda no dudes en  contactar con nosotros.

Autor: José Luis Blázquez De Jesús

Psicólogo general sanitario.

 

Bibliografía complementaria:

Tratamiento del trastorno dismórfico corporal : una revisión crítica. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica (v.5, n.1), 2000, p.27-43. Salaberría, Karmele, Borda Más, Mercedes, Amor Andrés, Pedro J. y Echeburúa Odriozola, Enrique . (2000)

Trastorno Dismórfico Corporal: revisión sistemática de un trastorno propio de la adolescencia, Revista de psiquiatria infanto-juvenil Volúmen 36, número 1, enero-marzo de 2019, pp. 4-19 de Salavert Jiménez ,A. Clarabuch Vicent M. Trillo Garrigues

Escribe un comentario