• Calle Gran vía 52, planta 2. Majadahonda (Madrid)

Blog de psicología y desarrollo personal

Desarrollo personal

¿Eres demasiado confiado?

¿Eres demasiado confiado?
 

¿Eres demasiado confiado? ¿Estás evaluando bien a los demás?

Los seres humanos somos animales sociales. Nuestras necesidades básicas y afectivas a menudo dependen de los demás y para ello necesitamos la confianza. Solo a través de la confianza se puede establecer un vínculo con otras personas, atender a sus necesidades y dejar de pensar en uno mismo.

La confianza es uno de los cimientos de la sociedad y sin confiar no podríamos convivir. Cuando subimos a un autobús, o comemos un alimento que hemos comprado ponemos nuestras vidas en manos de otros. Si vamos al taller a llevar el coche confiamos en que nos cobrara la avería que tiene el coche, y que lo arreglara respetando los turnos de llegada. Una relación de amigos, comercial, de pareja, de asociaciones, etc., todo ello no sería posible sin un mínimo de confianza. Mientras que la confianza nos lleva a la alegría y por tanto nos hace más libres, la desconfianza deriva en el miedo y por tanto nos reprime. Y es que desde nuestro nacimiento necesitamos de los otros.

La confianza se basa en suponer que los demás tienen buenas intenciones con nosotros. Es decir, creemos en su bondad, en su moralidad o en su “buena fe”. En psicología, cuando hablamos de confianza podemos acudir a definiciones distintas, pero casi todas ellas coinciden en algunos conceptos comunes como: riesgo, control, descontrol, etc.

La confianza requiere tomar riesgos, entre ellos depositar las expectativas en los otros, y por lo tanto el comportamiento de los otros se escapa de nuestro control. Sería insensato confiar en todo el mundo a nuestro alrededor, o ser demasiado confiado, pero no confiar en nadie tampoco es saludable. Lo más sano es no estar ni en un extremo ni en otro. Si crees que siempre te engañan o que confías demasiado en los demás quizás deberías revisar los criterios que utilizas para elegir a las personas. Y es que solo conociendo estos podremos entendernos y por tanto eliminar nuestros sesgos o cualquier criterio inútil en la elección.

¿Cómo saber si evaluas bien a los demás?

A continuación, se ofrecen algunas pautas para saber si estás evaluando bien a los demás o eres demasiado confiado:

  • Cuestiona hasta donde te arrastra tu deseabilidad social. ¿Cómo te sientes cuando expones opiniones contrarias al otro? ¿Cómo te sientes cuando crees que puedes defraudar las expectativas del otro? ¿Qué sentimientos te produce no ser aceptado? A veces nuestro deseo de querer agradar al otro es tan grande que nos olvidamos de quienes somos y por lo tanto elegimos en base a si nos quieren o no ¿Tienes alguna relación en la que estés haciendo algo así?
  • Revisa lo que hacen y no lo que dicen: Algunos estudios han demostrado que nuestras variables de selección están sesgadas por la familiaridad que nos despierte la persona, por su forma de vestir e incluso por su atractivo ¿Hay alguna de estas variables inconscientes que no te permita ver lo que hacen y solo lo que parecen?
  • Confías a la primera de cambio. Hay personas que creen que todo el mundo es inocente hasta que demuestre lo contrario y aquí es cuando nos decepcionamos del resto. Como dice el dicho popular la confianza se “gana”. Cuando conocemos a las personas no se trata de hacer un juicio de si es confiable o no de inmediato. Tomate tu tiempo, conócela y según vaya actuando así te vas haciendo tu propia idea. Esto evitará que te muevas entre extremos y conceptúes sin datos quien es la persona que tienes al lado.
  • No sabemos no confiar: algunas personas han tenido padres muy confiados y sumisos y por lo tanto han aprendido a relacionarse como ellos. ¿Cómo se relacionan tus padres o cuidadores? ¿En qué te pareces a ellos? De esta forma puedes empezar a ser consciente de lo que es tuyo o de lo que no te corresponde.
  • Si a menudo te sientes defraudado por los demás es importante que valores tus relaciones. ¿Tienes relaciones de igualdad? ¿Tus necesidades son tan importantes para ti como las de los demás? ¿Eres una persona asertiva?
  • Se prudente y escucha en tu cuerpo las sensaciones que te genera cada persona y actúa en consecuencia. Muchas veces no sabemos expresar las intuiciones que tenemos y las desestimamos. Revisa las sensaciones corporales y escucha a tu cuerpo.

Autora: Rebeca Carrasco García

Si te ha gustado este artículo también te puede interesar nuestro artículo sobre personas desconfiadas.

Si crees que tienes problemas de confianza en Selfpsicólogos podemos ayudarte. Llámanos, tu salud es importante.

BIBLIOGRAFÍA

Laso, E., (2007) Confianza, desarrollo y corrupción: un estudio de psicología social. Recuperado de psicologiaenpositivo

Muiño, L. (2006) ¿Deberíamos confiar en los demás? Recuperado de magazinedigital

Zubieta Irún, J.C. (s.f.) La clave está en la confianza. Recuperado de centros3

1 Comentario

  1. […] Si te interesa este artículo también te puede interesar nuestro artículo sobre ¿eres demasiado c… […]

Escribe un comentario