• Calle Gran vía 52, planta 2. Majadahonda (Madrid)

Blog de psicología y desarrollo personal

Desarrollo personal Gestión emocional

Claves para hablar en público

Claves para hablar en público
“Normalmente me lleva más de tres semanas preparar un buen discurso improvisado”. –Mark Twain- (hablar en público)

A menudo hablar en público es un momento de estrés y de nervios que se convierte en una experiencia desagradable. Si no estás acostumbrado es posible que empieces a pensar cosas como: qué van a pensar, no me va a salir la voz, etc. En algunas ocasiones nos encogemos de hombros y nos hacemos pequeñitos, pero ¿Qué nos pasa? ¿Por qué tenemos miedo? Uno de los motivos principales por lo que esto ocurre es que no estamos habituados y por tanto no sabemos hacerlo.

La buena noticia es que hablar en público es fácil, cuanto más lo practiques mejor lo harás. Podríamos compararlo con aprender a conducir. La primera vez que conduces el coche tú solo apenas puedes mirar por el espejo mientras cambias de marcha y pisas el embrague. Sin embargo, años después mientras conduces puedes incluso escuchar música, hablar con el copiloto y comerte unas patatas fritas si se tercia. Pues lo mismo pasa con hablar en público.

Hay varios inconvenientes a la hora de hablar en público. Quizás algunos de ellos te parecerán muy obvios, pero en la realidad no lo son tanto. Es como cuando llamas al encargado de tecnología porque no funciona el ordenador y te pregunta ¿lo has encendido? Parece obvio, ¿verdad? Pero algunas veces estamos tan concentrados en por qué no se ilumina la pantalla que somos incapaces de caer en que nuestro ordenador no está enchufado. Y no, no eres tonto, simplemente estas focalizando tu atención en el lugar inadecuado.

A continuación te entregamos algunas claves para que puedas expresarte en frente de una audiencia:

Antes del discurso
  • Conoce a tu público. ¿Qué edad tienen? ¿Qué tipo de audiencia es? Quizás vayas a decir algo que no puedan entender o que no les interese.
  • Ensaya la presentación con tu familia o amigos. Es importante que tengas alguien delante cuando ensayes.
  • No memorices el discurso, ya sabes de que va, lo tienes ensayado. Si lo memorizas se quita la pasión y la impresión de veracidad.
  • Escucha las devoluciones que te dan tu familia y tus amigos cuando lo ensayas. Quédate con los consejos que te valgan y desecha los que no te sirvan.
  • También puedes grabarte en video. Te ayudara a que examines tu propio lenguaje corporal.
  • Si te sientes más seguro haz tarjetas para repasar. Es muy habitual que los presentadores usen tarjetas.
  • Escucha esos pensamientos que te vienen los días antes y analízalos ¿Cuánto de real hay en ellos?
  • Como en la mayoría de las cosas cuanto más practiques mejor lo harás. ¡Practica, practica y practica!

 

Durante el discurso
  • Siempre puedes ayudarte de una presentación digital o de unas cartulinas para ordenar la presentación. Intenta que solo tengan los puntos principales para que tú puedas desarrollar el resto. Mejor hablar a leer.
  • Recuerda que a los pocos minutos desaparece el nerviosismo. Si tienes la oportunidad de saludar a algunas personas de la audiencia antes de la presentación esto te ayudará a estar más cómodo.
  • Coge aire y respira. No hiperventiles, se trata de relajarse. Lo ideal para relajar la ansiedad es coger aire despacio y exhalarlo todavía más despacio. Para relajarse la exhalación debería de durar más que la inhalación.
  • Espera un minuto a que todo el mundo se haya sentado y mira a todo el público para que empiecen a darte su atención.
  • Elige la cara de alguna persona del centro de la sala que te parezca amistosa entre el público y mírale a los ojos y dirígete a ella como si fuese tu amiga.
  • Escoge otros dos oyentes, uno a cada lado (también amistosos). Ahora ves variando tu atención entre los tres. Parecerá que estás estableciendo contacto visual con toda la audiencia.
  • No utilices palabras que sean difíciles de pronunciar ni palabras que no estén en tu vocabulario habitual, si lo haces el discurso perderá naturalidad. Sé sencillo y natural. Si pretendes ser alguien que no eres esperarán algo que no eres.
  • Utiliza una frase concluyente para la frase final, así tus oyentes recordarán la presentación. Hay frases que impactan y quedan para siempre. No tienes que inventarla tú, puedes utilizar la de algún autor. Por ejemplo, como decía Nietzsche: “Mi ambición es decir en diez frases lo que otros dicen en un libro”
  • Algunos ponentes empiezan la presentación con la misma frase que la cierran lo cual da un sentido a toda la presentación.
  • No te vayas por las ramas, quieres dar un mensaje claro y conciso y no distraerles de lo importante.
  • Intenta emocionar a tu audiencia, no hay nada más efectivo que tocar el lado emocional.
  • Si hay alguien que se marcha en medio de la presentación o que bosteza no te lo tomes a lo personal. No sabemos si tenía una cita con el dentista o si tiene un bebé de 1 año y no ha pegado ojo en toda la noche.
  • Ten confianza en ti mismo. Como dijimos en el punto anterior, la práctica es lo que te garantizará la seguridad.
AUTORA: Rebeca Carrasco García

Psicóloga y psicoanalista.

Bibliografía:

Bados López, A. (1986). Análisis de componentes de un tratamiento cognitivo-somático-conductual del miedo a hablar en público. Universitat de Barcelona.

Edo, F. N. (2012). Vencer el miedo a hablar en público: estrategias para conseguir una adecuada comunicación en la formación de prevención de riesgos laborales. PW magazine: Prevention world magazine: prevención de riesgos, seguridad y salud laboral, (45), 10-15.

 

 

 

1 Comentario

  1. Mi
    15/07/2022 a las 15:02

    Muchas gracias. Muy didáctico.

Escribe un comentario