• Calle Gran vía 52, planta 2. Majadahonda (Madrid)

Blog de psicología y desarrollo personal

Desarrollo personal

¿Qué personalidad tienes según la teoría del análisis transaccional?

¿Qué personalidad tienes según la teoría del análisis transaccional?

El análisis transaccional es una teoría de la personalidad y de las relaciones humanas para el crecimiento y cambio personal. Uno de los pilares de este modelos son los estados del yo, que nos ayudan a comprender cómo funciona y cómo expresamos nuestra personalidad. Según este modelo los seres humanos nos comunicamos en el presente repitiendo patrones que se originaron en la infancia. Puede que sin darnos cuenta tengamos heridas del pasado sin solucionar o situaciones complicadas que no pudimos gestionar de una manera sana. Conocer desde que estado del Yo nos comunicamos nos dará claves para saber si esas heridas están influyendo y limitando nuestras relaciones.

¿Qué son los estados del yo?

Los estados del yo están formados por nuestras emociones, pensamientos y conductas. Según la situación o el momento en el que nos encontremos pasamos de un estado a otro, cambiando nuestro tono de voz, postura, actitudes, emociones, etc. Cada persona tiene tres estados del yo: Padre, Adulto y Niño.

Yo Padre

Cuando actuamos desde el Yo Padre, sentimos y nos comportamos de una forma que se parece a la de nuestros padres o personas de referencia en la infancia. Son “imitaciones” poco flexibles que hemos incorporado a la forma de comunicarnos. Se trasmiten como ideas sobre la vida, lo que debemos hacer, las normas que debemos seguir, etc.

    • Padre nutritivo: Cuida, protege, anima y da permisos a los demás. “Entiendo que quieras ir al parque, pero ahora no se puede porque está lloviendo, cuando mejore el tiempo iremos”.
    • Padre crítico: Juzga, critica y pone límites muy rígidos. “No vamos a ir al parque porque lo digo yo”

Yo Niño

El estado del Yo Niño se caracteriza por actuar, pensar y sentir en el presente como lo hacíamos cuando éramos niños.

Cuando estamos en este estado somos impulsivos, creativos, actuando de forma automática, etc.

    • Niño Adaptado: Hacemos lo que nos dicen sin reflexionar o nos oponemos y hacemos lo contrario, suelen desencadenar sentimientos de culpa, rabia, sumisión, etc. «Los hombres no lloran» «Lo siento, no volveré a llorar nunca».
    • Pequeño profesor: Nuestra parte creativa, manipuladora e intuitiva. «No es así listo, no tienes ni idea»
    • Niño libre: Somos más genuinos, espontáneos, juguetones, etc. «Te quiero mucho»

Yo Adulto

El Yo Adulto es el estado donde las emociones y las actitudes están adaptadas a la realidad que vivimos en el presente “aquí y ahora”. Desde este estado somos objetivos, reflexivos, utilizamos nuestra experiencia y la lógica para solucionar problemas. «He pensado en lo que estuvimos hablando, podemos buscar juntos alternativas para solucionarlo».

Contaminaciones del Yo Adulto

Las contaminaciones son «interferencias» en el yo adulto que no nos permiten ser objetivos ya que vemos la realidad desde nuestro Yo niño o Yo padre, suele ocurrir cuando tenemos miedos o bloqueos que hemos vivido y se han quedado inconclusos. Hay dos tipos de contaminaciones:

  • El Yo Adulto contaminado por el Padre: Se producen los prejuicios.

Por ejemplo: “Si soy mujer no puedo montar un mueble”. Este pensamiento que puede parecer objetivo (adulto) es en realidad una idea que nos han podido inculcar (padre), por lo tanto, podemos sentirnos incapaces de hacerlo sin ni siquiera haberlo intentado.

  • El Yo Adulto contaminado por el Niño: Son ideas, fantasías, autoengaños, etc., que aceptamos como realidad.

Por ejemplo: “Cuando paseo solo por la calle todos me miran mal”. Probablemente este pensamiento negativo está basado en miedos de la infancia, pero no en hechos objetivos.

Los estados del yo se influyen mutuamente, cuando se trata del estado adulto normalmente somos conscientes del diálogo interno que estamos teniendo, somos más autónomos y actuamos de manera adecuada, pero cuando se trata del niño o padre no solemos darnos cuenta que estamos pensando o actuando de esa manera.

Cuando los tres estados coinciden en lo que sienten, piensan y hacen nos sentiremos bien después de realizar alguna acción, pero si no lo están, después sentiremos alguna emoción desagradable como la culpa, la vergüenza, la rabia, etc.

Descontaminación del Adulto

Descontaminar al Adulto es importante para que podamos estar la mayor parte del tiempo en estado del Yo adulto y sea el estado desde donde dirigimos nuestra vida.

Intenta identificar en qué estado de Yo te encuentras: Puede que tu mensaje verbal sea razonable y lógico, pero tu comunicación no verbal no vaya por ese camino.

  • Por ejemplo: “Le digo a mi marido que estoy molesta porque no ha hecho las tareas que le tocaba (adulto), pero mi tono de voz es elevado y le señalo con el dedo (padre).

¿Qué es un adulto integrado desde el análisis transaccional?

El objetivo del hábito de identificar cómo nos comunicamos es conocer las heridas que podamos tener abiertas y trabajar sobre ellas para que no nos limiten en el presente.

Un adulto integrado es la persona que ha trabajado sobre sí misma:

  • Ha elaborado y trabajado las vivencias emocionales del pasado.
  • Está en contacto con la realidad y se responsabiliza.
  • Tiene en cuenta sus necesidades, deseos y emociones.
  • Tiene en cuenta de forma realista las circunstancias y toma decisiones en base a ello.
  • Se dirige a alcanzar sus objetivos, valores y metas, respetando a los demás.

El proceso de “darme cuenta” es complicado, muchas veces no tenemos las estrategias adecuadas o puede que no nos hayamos parado a pensar en todo esto. Todas las personas somos responsables de nuestra vida, lo que hemos vivido no nos limita ni nos impide decidir qué es lo mejor para nosotros en cada momento.

Self psicólogos puede ser un recurso si no sabes cómo comenzar el camino de la introspección, podemos guiarte y buscar juntos estrategias que te puedan ayudar.

Bibliografía

Camacho, S. (2000). El análisis transaccional y la mejora de las relaciones interpersonales. Comunicar7(14), 133-136

Lizeretti, N. P., Gimeno-Bayón, A., & Cobos, A. (2014). Inteligencia emocional y valores éticos. Revista de psicoterapia25(97), 79-104.

Vallejo, J. O. Los estado del yo y las tres funciones básicas.

 

Escribe un comentario