• Calle Gran vía 52, planta 2. Majadahonda (Madrid)

Blog de psicología y desarrollo personal

Desarrollo personal Gestión emocional Salud mental

Claves para la vuelta a la rutina

Claves para la vuelta a la rutina

Arrancamos septiembre y como otro año más, nos disponemos a prepararnos para el comienzo del curso. Septiembre supone, para muchos de nosotros, un momento de cambios e inicios, y no solo a nivel académico, sino también laboral y personal.

A veces, en estos inicios, podemos sentirnos un poco perdidos a la hora de comenzar y de organizar nuevos proyectos. En este artículo te damos algunas claves para la vuelta a la rutina después de vacaciones.

¿Cómo nos encontramos después de vacaciones?

Durante las vacaciones hemos podido disfrutar con nuestros amigos, familiares o en soledad. Hemos podido divertirnos, desconectar (a pesar de que cada vez estemos más conectados), relajarnos del estrés del día a día, cambiar nuestros horarios, etc.

Despues de las vacaciones nuestra mente y nuestro cuerpo necesitan un tiempo para integrar la rutina. Por ejemplo, los cambios de horario, de sueño o de comidas. Además, si tienes tienes hijos también influye en tu rutina si ellos tienen colegio. Todo lo anterior nos puede generar ambivalencia. Por un lado añoramos el verano, pero por otro lado estamos motivados para comenzar las clases, el trabajo, las actividades deportivas, etc.

En fin, que volver de las vacaciones  puede ser algo difícil, y reincorporarnos a nuestra rutina puede ser un poco chocante. Para que la vuelta a la rutina sea más llevadera y no suponga un motivo más de estrés. Podemos seguir las siguientes pautas:

Claves para la vuelta a la rutina

  • Comenzar de manera gradual. Procura no volver de tus vacaciones el día anterior a la incorporación de tu trabajo, para que puedas adaptarte física y mentalmente. Por otro lado, si tu trabajo te lo permite, seria aconsejable comenzar poco a poco, empezar por tareas de toma de contacto con el trabajo y que no sean muy exigentes desde el primer momento.
  • Ajustar los ciclos de sueño. Durante el verano se cambian totalmente algunos de nuestros hábitos y el sueño suele ser uno de ellos. Retomar unos horarios que te proporcionen un buen descanso, lo notarás y agradecerás. Procura dormir de 7-8 horas diarias; que los horarios de acostarte y levantarse sean siempre los mismos; evita utilizar los dispositivos electrónicos una hora antes de acostarte; y ten una rutina para irte a dormir.
  • Llevar a cabo actividades gratificantes. Muchas veces la vuelta a la rutina supone un cambio drástico, el «dejar atrás» todo lo que nos gustaba del verano; este cambio puede hacer que sea más «cuesta arriba» la vuelta a la rutina. Por eso es importante procurar mantener actividades placenteras, planes con amigos, actividades culturales, la práctica de algún deporte, etc.

¿Cómo llevar a cabo los nuevos proyectos del nuevo curso?

Los inicios podemos abordarlos con gran ilusión y motivación, pero también pueden suponer una gran carga psicológica y física, y podemos sentirnos abrumados si no llevamos una buena organización. Esto puede llevarnos a, que después de un tiempo, dejemos de lado esos proyectos que con tanta ilusión habíamos empezado.

Nuestros proyectos pueden ser de muchos tipos. Por ejemplo, académicos, lanzar un nuevo proyecto laboral, un cambio a nivel personal o un cambio de hábitos. Sea cual sea tu nuevo proyecto es necesario llevar a cabo una estructura optimista, pero sobretodo realista.

Para que estos propósitos se mantengan en el tiempo, debemos tener una buena organización, estructura y ser realistas. Para ello, podemos tener en cuenta los siguientes aspectos para ayudarnos:

  • Dedícate tiempo a plantearte y formular estos proyectos. En muchas ocasiones pensamos en  proyectos, planes pero se quedan en ideas y luego no las conseguimos llevar a cabo. Es por eso, que nos puede ayudar el plasmar esos planes y proyectos en papel para poder visualizarlo mejor.
  • Se realista. A veces la emoción y motivación de un nuevo proyecto nos “nubla la vista” y nos impide ser realistas; al igual que si vemos obstáculos constantemente que nos impide seguir adelante. Dedícale un tiempo a ser realista con respecto a la hora de poder llevar a cabo ese proyecto, dificultades que se pueden presentar, como podemos solventarlas, etc.
  • Desglosa la meta en pequeños objetivos. Muchas veces nos centramos en la meta y a veces podemos visualizarla como lejana y eso nos puede desmotivar. El dividirlo en pequeños objetivos nos resultará más asequible y nos mantendrá motivados porque iremos cumpliendo y viendo los resultados de esos objetivos.
  • Cuídate en el proceso. A veces nos olvidamos de nosotros mismos por el hecho de alcanzar dicha meta. Podremos alcanzar mejor esa meta si nos cuidamos durante el proceso.

 

 

AUTORA: Carmen Díez

Psicóloga General Sanitaria

SI TE HA GUSTADO ÉSTE ARTÍCULO, AYÚDANOS Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES. ESO NOS MOTIVA A SEGUIR ESCRIBIENDO PARA TI.

En Self psicólogos somos profesionales en esta problemática. Ponte en contacto con nosotros.

 

Bibliografía:

Herrero Gómez, V., & Cano Vindel, A. (2010). Un caso de trastorno adaptativo con ansiedad: evaluación, tratamiento y seguimiento. Anuario de Psicologia Clinica y de la Salud/Annuary of Clinical and Health Psychology, 6, 53-59.

Pérez-Sales, P. (2009). Trastornos adaptativos y reacciones de estrés. Manual de psiquiatría, 403-417.

Escribe un comentario